lunes, 13 de febrero de 2012

SEXO SALVAJE, VACACIONES, VECINA SOLIDARIA, BODA Y ENCUENTRO EN EL RESTAURANTE

Una pareja que llevaba 40 años de matrimonio iba por una carretera en el campo cuando de repente la mujer señala una alambrada y le pide a su marido que detenga el coche:
-¿Te acuerdas de lo que hicimos hace 40 años, cuando estábamos recién casados? -le dice.
-¡Claro que me acuerdo! -responde él.
-¡Hagámoslo de nuevo! -pide ella emocionada.
Al marido se le iluminan los ojos y accede. Bajan del coche y se dirigen hacia la alambrada. En cuanto el marido empieza a acariciarla y a besarla, ella grita y se mueve de una forma increíble, y cuando terminan de hacer el amor, ella se desmaya.
Preocupado, el marido la lleva al coche e intenta hacerla volver en sí. Cuando lo consigue, le comenta:
-¡Caramba! hace 40 años que no gemías ni te movías de esa forma.
-¡Pues claro! -responde ella-. Hace 40 años la alambrada no estaba electrificada.
Una mujer se va de vacaciones a una hermosa isla tropical y allí conoce a un hombre formidable. Empiezan a charlar y a bailar hasta que terminan juntos en la cama, donde hacen el amor apasionadamente.
Al acabar la mujer le pregunta al hombre cómo se llama.
-Prefiero no decírtelo, todo el mundo se ríe de mi nombre -responde él.
Después de esa primera noche continúan los 15 días de vacaciones restantes haciendo lo mismo: bailando, bebiendo y gozando.
La víspera del regreso de ambos, la mujer insiste para que él le diga su nombre y finalmente le convence.
-Me llamo Nieve -le dice él, un poco cohibido.
Al oír eso la mujer empieza a reír.
-¿Has visto? ¡Ya te había dicho que todo el mundo se reía de mi nombre! ¡Eres igual que las demás!
-Perdona -responde ella-, no me río de ti. Estaba imaginando la cara de mi marido cuando la cuente que en esta isla he tenido 25 cm. de nieve durante los 15 días de vacaciones.
Una mujer en su último mes de embarazo no quiere hacer el amor con su marido:
-No, ¡que no quiero! Toma, aquí tienes dinero para que te busques a otra mujer por esta noche -le dice entregándole unos billetes.
El marido los acepta, sale corriendo y regresa al cabo de una hora:
-¿Tan rápido lo has hecho? Pero, ¿dónde has ido?
-Aquí mismo, al primer piso, con Doña Luisa. Y no me ha cobrado mucho.
-¿Cómo? ¿Doña Luisa? -exclama ella indignada-. ¡Qué sinvergüenza! Cuando ella estaba embarazada, yo no le cobré ni un céntimo a su marido.
Ante el altar, en medio de la ceremonia matrimonial, la pareja que se está casando empieza a discutir:
-Pero, ¿por qué no aceptas casarte conmigo si ya estamos en la iglesia? -pregunta estupefacto el novio.
-Ay, amor mío, es que acabo de recordar algo que no te he dicho nunca -responde la novia.
-¿Cómo? -insiste él-. ¡Dime inmediatamente tres razones para no casarte conmigo!
-Bueno, si es así, te puedo decir hasta cuatro.
-¿Sí? ¿Cuáles son?
-¡Mi marido y mis tres hijos!
Un hombre entra en su restaurante favorito y se sienta en la mesa de siempre. Echa una mirada a su alrededor y descubre a una hermosa mujer en una mesa cercana que está completamente sola.
El hombre llama al camarero y le pide que lleve a la señora una botella del vino más caro que tengan creyendo que si la mujer acepta la botella se rendirá a sus pies.
El camarero le lleva el vino a la mujer y dice:
-Esto es de parte del caballero de aquella mesa.
La mujer mira la botella con frialdad durante un segundo y decide escribir una nota, se la da al camarero, que a su vez se la entrega al destinatario. La nota decía:

"Para que yo acepte esta botella, usted debería tener un Mercedes en su garaje, un millón de euros en el banco y 20 centímetros en sus pantalones."

Después de leer la nota, el hombre decide contestar. Escribe una nota y se la da al camarero para que la entregue a la mujer. La nota decía:

"Para atender a su petición, podría vender mi Ferrari Modena 360 y mi BMW 850 iL y quedarme solo con el Mercedes 600 SEL en mi garaje. Podría también invertir o donar 11 de los 12 millones de euros de mi cuenta. Pero ni por una mujer tan bella como usted me cortaría cinco centímetros.
P.D.: Envíeme la botella de vuelta.










No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada